Un novio para mi mujer

Año: 2008
Origen: Argentina
Dirección: Juan Taratuto
Guión: Pablo Solarz
Intérpretes: Adrián Suar, Valeria Bertuccelli, Gabriel Goity, Marcelo Xicarts, Martín Salazar, Luis Herrera, Mercedes Morán
Fotografía: Pablo Schverdfinger
Música: Iván Wyszogrod
Edición: Pablo Barbieri
Duración: 100 minutos

por Diego Maté

Para una industria que desde hace tiempo no se le anima a la comedia romántica, y cuando lo hace fracasa (La ronda) o bien aborda al género de forma tangencial (Yo soy sola) las dos películas de Juan Taratuto fueron en su estreno verdaderos acontecimientos para el cine argentino. Lo primero que llamaba la atención al ver las películas del director era la calidad: tanto No sos vos soy yo como Quién dice que es fácil eran películas muy bien filmadas, con un aire de profesionalismo y un despliegue visual que no tenía nada que envidiarle a cualquier comedia mainstream estadounidense. Lo segundo, algo que remarcó bastante la crítica, era el ritmo: las películas casi no tenían baches narrativos y mantenían el interés todo el tiempo, especialmente a través de la presencia de una gran cantidad de personajes secundarios (como los típicos amigos del protagonista, que eran puntos fuertes de los guiones). Y lo tercero eran los personajes: las películas de Taratuto operan con algunas dosis de estereotipos que son indispensables a la hora de trabajar con un género (en especial uno tan codificado y rígido como es la comedia romántica), pero varios de sus personajes centrales (como los de Cecilia Dopazo y Carolina Peleritti) tenían una riqueza y una complejidad que acababan por hacerlos muy difíciles de encasillar en algún estereotipo concreto (no así los protagonistas masculinos, que sí tienden a estar muy estereotipados). Por todo esto (y algunas cosas más que ahora se me escapan) al cine de Juan Taratuto hay que pensarlo hoy como parte de ese nicho tan raro como reducido de películas argentinas que llenan salas y lo hacen con propuestas de calidad. A la par de cineastas como Damián Sziffrón, Daniel Burman o Juan José Campanella (aunque éste último lo nombro bastante a mi pesar), Juan Taratuto es uno de los pilares de una industria que desde hace tiempo no logra reconciliarse con el público y cuyos productos más importantes suelen bordear la mediocridad.


En Un novio para mi mujer se mantiene el nivel técnico de las dos películas anteriores, pero no así el cuidado en el guión. Si visualmente todavía puede verse una película impecable, con un manejo de la luz y de los movimientos de cámara que nubla a cualquier otra película argentina del género (comparar sino con Yo soy sola), la historia empieza con algunos problemas que se disimulan bastante bien hasta poco más de la mitad del relato, pero que después terminan arrastrando a la película y complicando un guión que no puede clausurar personajes con efectividad. El problema es el tono; Un novio… arranca muy arriba y con una línea de humor muy potente, pero a medida que el relato avanza empieza a hacerse visible un costado dramático que funciona muy mal y parece sacado de otra película. El Tenso (Adrián Suar) no aguanta más vivir con La Tana (Valeria Bertuccelli) y se consigue a un seductor profesional para que la enamore y se la saque de encima. Hasta que Suar (y digo “Suar” en lugar de “El Tenso” porque lo suyo es claramente una no-actuación teñida por la conciencia y la autoreferencialidad, miren sino como maneja la película el tema del personaje y la plata) ve que La Tana cambia para bien y se enamora de nuevo de ella, entonces de ahí en más empieza a asomarse muy despacio el tono dramático que va a ir adueñándose de la historia y va a arrojar por tierra un guión que no estaba hecho para soportar esa mezcla tan inestable de registros.


En medio de estos registros conflictivos, lo que mantiene a la película unida todo el tiempo es Valeria Bertuccelli. El personaje de La Tana no solamente se roba todos los planos, diálogos y remates, sino que también es el verdadero sostén de la película. Bertuccelli tiene una comicidad que es difícil de explicar: en ella hay algo de los personajes femeninos de la comedia clásica norteamericana que puede verse en el manejo poco sexy y elegante del cuerpo (La Tana hace acordar más de una vez a la Katharine Hepburn de La adorable revoltosa) y mucho también de las mujeres que compuso la actriz para las películas de Martín Rejtman (fíjense en el tiempo de sus diálogos, sobre todo de las puteadas). Incluso en las escenas dramáticas, que a veces rayan el ridículo y no funcionan nunca, la actuación de Bertuccelli no está del todo mal; solamente parece sacada de contexto, como si la actriz se hubiese equivocado de película (son escenas que podrían estar incluidas tranquilamente en Lluvia). Creo que a esta altura ya es hora de ir dándole el lugar que le corresponde a Bertuccelli como una de las actrices más capaces y versátiles del cine argentino actual, a la par de otros como Darín, Hendler y Chávez (¿me estoy olvidando de alguna, o es que el cine argentino no tiene hoy por hoy a ninguna actriz representativa?).


Al final, Un novio… es la película más floja de Juan Taratuto. Sí, es verdad que estamos frente a un producto muy decente, con una inversión y una apuesta técnica que se notan, pero la incapacidad del guión para generar un tono unificado y darle un buen término a la historia, hacen de Un novio… una película que se queda en el vamos, con un comienzo prometedor que al final no cumple con las expectativas. Y sí, a pesar de este problema enorme que no hay que dejar de remarcar (después de todo, estamos ante una película en gran parte fallida) hay que decir que Un novio… es un exponente bastante noble del género, y volviendo un poco al principio de este texto, además estamos hablando de uno de los pocos intentos de la industria por ofrecer una propuesta masiva y bien construida que no deja de ser valiosa. Un novio… es una película que puede no gustar mucho al final, pero también es una película a la que me interesa mucho que le vaya bien en la taquilla por todo lo que representa para el cine argentino.

About these ads

16 comentarios

  1. Sebastian

    Coincido con tu apreciación. Lo único que estoy en desacuerdo es que citas a Daniel Hendler y Julio Chavez como exponentes de la actuación y no es así. Chavez es un excelente actor de teatro, que en cine a excepcion del Un Oso Rojo, hace siempre lo mismo. Los personajes de El Otro, Extraño y El Custodio son intercambiables. Y Hendler es el no-actor que vos mencionas con Suar. Siempre compone igual y no le sacas un gesto diferente. Casi similar a Leonardo Sbaraglia, que para mi, es una mentira como actor.

    agosto 15, 2008 en 2:46 pm

  2. No creo que el repetir papeles o registros alcance para decir que alguien es “no-actor” (no se me ocurre un sinónimo para esa palabrita). Lo digo de Suar porque la película claramente juega con algunos lugares comunes que rodean a Suar como figura pública, por ejemplo, el tema de la plata. Además, se nota que Suar no se cree ni por un momento lo que está pasando en la película (cosa que funciona bastante bien, aclaro). Pero Hendler actúa; bien, mal, muy naturalizado, lo que fuera, pero actúa; y lo hace aunque no tenga más de unos pocos registros diferentes (los personajes de El fondo del mar, Una novia errante o de Derecho de familia -por nombrar una de Burman- no se parecen tanto). Y comparto lo de Chávez como un buen actor de teatro, aunque no creo que el personaje de El custodio tenga tanto en común con el de Extraño (no ví El otro).

    saludos.

    Diego.

    agosto 15, 2008 en 5:20 pm

  3. Glenda

    Apuntes apurados después de ver la película.
    El estado de las cosas en el cine argentino está tan mal, que no son (somos) pocos los que desean (mos) que a esta película le vaya bien, aún cuando a algunos nos pareció de menor a mala.
    Coincido con la crítica de Diego sobre su prolijidad técnica, pero las fallas de guión son tantas y tan burdas algunas que terminan tapándola con tierra.
    El personaje del Cuervo (ya que estamos, Goity haciendo de Goity) está tan mal caracterizado y estereotipado que termina conviertiendose en un obstáculo en la narración, lo cual lo vuelve un problema en sí mismo por la historia que se intenta contar. En una comedia romántica eso es un error imperdonable.
    Las referencias a Suar me parece que no son tales, y sí creo que en ese caso se estereotipa al judío y su relación con la plata, no sé si llevarlo al caso puntual de Mr. Canal 13.
    El momento de la Tana en la fiesta de cumpleaños es atesorable, cuenta además con una partenaire de lujo como es Violeta Urtizberea, pocas veces la palabra orto sonó tan bien; mientras que el del Cuervo disfrazado de perro en la feria es de los más chorongos/campanella que ví en los últimos tiempos.
    Ver a Hendler en Aquí no hay quien viva es un buen ejemplo del porqué no es un no-actor.

    agosto 15, 2008 en 9:36 pm

  4. Sí, me parece que la escena del cumpleaños es una muestra clara de que Bertuccelli se banca la película ella sola, y también de cómo maniobra la puteada (algo que, por ejemplo, no hacía tan bien Diego Peretti).

    Y si elegí no hablar del personaje de Goity en el texto fue porque se me hizo, como a vos, un mamotreto de guión que no iba ni para atrás ni para adelante. La escena del parque al final es lamentable.

    saludos.

    Diego.

    agosto 15, 2008 en 11:01 pm

  5. Guillermina Bóveda

    Diego: tenes razón en varias de las cosas que marcas, Valeria Bertuccelli es una de las mejores actrices argentinas, en esta película en particular su personaje es el que la lleva adelante, si no, Un novio… se hubiese hundido en mas de una escena. Creo que el mayor problema de la película no es Suar(ya sabemos que lo suyo no es la actuación), sino, el grotesto y “polkiano” personaje de el Puma Goity. Aunque no lo hayas hecho te brindo mi opinión… Horrible, no me causó gracia para nada, solo rechazo. Màs que nada porque lo considero un buen actor y lo he visto haciendo grandes papeles.(Por ejemplo. la actual obra de teatro en el paseo la plaza). Creo que en la creación de su Cuervo Flores no tuvo nada que ver Taratuto,para mi es 100% Polka, no les parece salido de cualquiera de sus tiras costumbristas? a mi si. (Cabe destacar que no opino lo mismo cuando la empresa hace unitarios ya que, más de uno me han gustado).
    Una cosa más…no se metan con Daniel Hendler!!!!! es lo más he visto casi todas sus películas y me encanta y es un gran exponente del cine argentino(pese a ser uruguayo)y del uruguayo propio también.
    Saludos,
    Guillermina

    agosto 22, 2008 en 8:42 pm

  6. eduardo castillo

    buenas, me gustaria si alguien puede ayudarme a conseguir el nombre de la musica de fondo que pasaban al final de la pelicula durante los creditos, espero que alguien pueda ayudarme y desde ya muchas gracias

    septiembre 2, 2008 en 4:09 pm

    • Loana

      La verdad que no lo sé. Vos sabés cómo se llama la canción que pasan en el momento del cumpleaños? Justo cuando La Tana hace cortar la música. Gracias!!

      diciembre 17, 2010 en 4:30 pm

  7. Totalmente en desacuerdo con un par de cosas. 1) Si hay algo que Taratuto no sabe hacer es filmar; sus películas (incluso No sos vos soy yo, que es la única que creo aceptable) se ven como el culo, el tipo encuadra mal, la luz es espantosa, en Un novio para mi mujer hay un plano en el que Valeria Bertucelli aparece fuera de foco en todo momento cuando es ella la que está hablando y no Suar.
    2) Quién dice que es fácil, además de ser pésima y de no funcionar desde el vamos como comedia romántica debido a que a) no hay ni un gramo de química entre los dos protagonistas y b) el personaje de Peretti es un hijo de puta irredimible, es una acumulación de baches narrativos, está llena de momentos en los que parecieran no saber para qué lado mandar la historia (el infarto del padre de Peretti es una de las arbitrariedades más escandalosas los últimos años).

    Un novio para mi mujer tiene varios de aquellos problemas: no hay química entre Bertucelli y Suar ni mucho menos entre Bertucelli y Goity, los personajes de Goity y Suar son el colmo de la subescritura, la historia se estanca cada cinco minutos, se ve feo. Pero lo más preocupante es que Taratuto y Solarz no entienden a sus personajes. Es absolutamente imposible que alguien como la Tana lea a Bucay. Podrá parecer un detalle menor, pero no es así en lo más mínimo. Es a todas luces evidente que la Tana odiaría tanto a Bucay como a la gente que lo lee. El hecho de incorporar a Bucay como un gusto personal de la Tana habla a las claras de que esta gente simplemente no sabe lo que hace. Es triste que gente que desconoce por completo la comedia romántica sea considerada abanderada de la sede local de aquel hermoso género.

    septiembre 23, 2008 en 4:21 am

  8. El cine de Taratuto tienen un nivel técnico bastante aceptable que le da a sus películas aire profesional que otras películas, como Yo soy sola o la reciente Abrígate, no tienen ni a palos. Seguramente los encuadres de Rejtman y el uso de la luz en Martel, por decir algo, están más justificados desde lo que se cuenta y mejor construidos, pero cuando hablé del tema me refería más que nada a una cierta factura industrial de las películas de Taratuto que no se ve en otros exponentes del género (esto lo escribí antes de la seguidilla de El frasco y Motivos para no enamorarse, aclaro).

    Que no haya química entre los protagonistas de Quién dice… tiene mucho que ver con la historia que se cuenta, y en particular con el personaje de Peretti, un tipo retraido, acomplejado y con mil problemas que se engancha con una mina de mundo y que tiene mucho más claras las cosas. Pero esto no pasa en Un novio…, porque la relación de Suar y Bertucelli camina bastante bien y, hasta el momento en Suar se vuelve a interesar por ella, los personajes mantienen una química que funciona muy bien (de ahí en más, tanto la pareja como la película se van al diablo).

    Si no hablé del personaje de Goity es porque me parece flojísimo, muy poco divertido y que no funciona nunca. De hecho, ese cierre del personaje después del final de la película es la mejor muestra de qué tan colgado había quedado Goity en el guión.

    La verdad es que no me acordaba lo de Bucay, pero ahora que lo pienso es un dato bastante cómico (no me imagino para nada a la Tana leyendo a Bucay), y que seguramente (no recuerdo el momento en que aparece el dato) ayuda a darle al personaje un tinte más “popular”, inseguro, más “humano” si querés. Pensaba en otra película que tiene mucho de comedia romántica (aunque hay más géneros dando vuelta por ahí) como Sólo los ángeles tienen alas, de Hawks, donde el personaje de Cary Grant nunca acepta ayuda de nadie en ningún aspecto, pero de a ratos pide fuego: ese pedir fuego también es un poco inverosímil, pero ayuda a construir al personaje desde otro lugar.

    septiembre 23, 2008 en 10:54 am

  9. Pero el tipo no sabe pegar dos planos! No le estoy pidiendo que encuadre como Rejtman o Martel, sino que sea mínimamente competente, que se le caiga alguna idea de puesta en escena. Creo que es más bien un Ledo apenas pulido y en fílmico. Filma peor que Kevin Smith el hijo de puta! (aclaro que me encanta KS).

    No se puede justificar la falta de química en Quién dice que es fácil porque los personajes son diametralmente opuestos. Que dos personajes sean opuestos es la base misma de la comedia romántica; decir que no tienen química debido a eso es decir que los personajes del 90% de las comedias románticas no deberían tener química. Además, no son los personajes los que deben tener química entre sí, sino los actores que los interpretan. Peretti y Peleritti no pegan; lo mismo podría decir de Suar y Bertucelli, por no hablar de Bertucelli y Goity.

    Lo de Bucay es mencionado una vez, al pasar, en la escena de la terraza del edificio, en la que Goity le pregunta a Suar sobre los gustos de la Tana. Si fuera algo relevante y comparable con Cary pidiendo fuego en Sólo los ángeles tienen alas se pondría más énfasis, se hablaría del tema, o se retomaría eso más adelante. Pero no, ninguna de esas cosas pasa, lo cual me convence de que no se está estableciendo concientemente una contradicción en el personaje sino que es simplemente una muestra de que esta gente no entiende ni a sus propios personajes.

    septiembre 23, 2008 en 11:50 pm

  10. Naaa, bueno, tampoco creo que sea para tanto (digo, por lo de Ledo). Reconozco que Taratuto no es un exquisito del encuadre ni un obsesivo de la puesta en escena en general, y también que Un novio… es, en relación con las dos anteriores, su película más descuidada (creo que las dos primeras estaban bastante más pulidas desde lo visual). Pero a lo que iba es que en Un novio… hay un nivel técnico bastante superior a la media de estrenos argentinos, sean comedias románticas o no, y eso, en una película industrial que apuesta a un público masivo (y a diferencia de las porquerías de Argentina Sono Film) es algo a tener en cuenta.

    Y yo nunca dije que no hubiera química entre Peretti y Peleriti por que fueran opuestos (la mayoría de las comedias románticas se construyen alrededir de esa diferencia), si no porque el de Peretti es un personaje raro. No es el típico tímido y/o acomplejado, es todo eso y más pero multiplicado por mil: hay una escena en que, si mal no recuerdo, el tipo acaba después de besarse con Peleriti, ¿en cuantas comedias románticas pasa algo así? El personaje de Peretti, ese en particular (no digo el de la anterior de Taratuto), es un poco extremo en ese sentido y por eso no admite química prácticamente con nadie; por ejemplo, ni con los amigos, que en la primera y la tercera de Taratuto funcionan mucho mejor con el protagonista.

    Ahora que decís cuando pasa lo de Bucay me suena más a chiste fallido. Ayer me comentaban otra cosa: que en una escena (probablemente el cumpleaños, esto también se me pasó) la Tana cata y baila un tema de Christian Castro, (de seguro esa no sería la música preferida de un personaje así). Parece como si lo de Bucay no fuera una cosa aislada sino un chiste más en esa línea de “lo que a la Tana no le podría gustar nunca”.

    septiembre 24, 2008 en 11:56 am

  11. flor

    queria saber cual es el tema de cristian castro que aparece en la pelicula por favor alguien que me diga

    febrero 18, 2010 en 1:22 am

    • Lary

      “estan lloviendo estrellas” excelente tema!! cada vez q lo escucho me hace emocionar :)

      agosto 27, 2010 en 4:42 pm

    • Loana

      Es un tema de Cristian Castro, se llama “Lloviendo estrellas”.
      Sabés cuál es el tema que pasan en el cumpleaños cuando La Tana hace cortar la música? Gracias

      diciembre 17, 2010 en 4:35 pm

  12. Lary

    A mi particularmente me encanto la pelicula!!!
    Me gustaria que la pasen un dia por la tele..

    agosto 27, 2010 en 4:42 pm

  13. 223 - 5317713

    Como se llama la cancion italiana que pasan ?

    junio 14, 2014 en 5:46 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 247 seguidores